Organizaciones dedicadas a los derechos humanos se oponen a paquete de medidas que pretenden restringir el aborto en Puerto Rico

La organización Inter Mujeres y la coalición de organizaciones, Aborto Libre de Puerto Rico, participaron, ante la Comisión de lo Jurídico en el cuarto día de las vistas públicas.
6f888166 A4f7 4daf Ab17 950bc8859417

La organización Inter Mujeres y la coalición de organizaciones, Aborto Libre de Puerto Rico, participaron, ante la Comisión de lo Jurídico en el cuarto día de las vistas públicas en el que se atienden múltiples proyectos relacionados a los derechos reproductivos de las mujeres y de las personas gestantes. 

Las dos entidades se opusieron al Proyecto del Senado 693 y a los Proyectos de la Cámara 1084, 715 y 1410. Por otra parte, avalaron la aprobación del Proyecto de la Cámara 1403, de la autoría de Mariana Nogales Molinelli, José Bernardo Márquez Reyes y Denis Márquez Lebrón.

La integrante y abogada de Inter Mujeres, Yanira Reyes Gil, señaló que los proyectos que rechazan violentan los derechos humanos fundamentales y también la Constitución de Puerto Rico, particularmente con respecto al derecho a la intimidad, dignidad, libertad e igualdad.  

 

No obstante, Reyes Gil destacó que el Proyecto de la Cámara 1403, que busca establecer la Ley para la Protección de los Derechos Reproductivos de las Mujeres y de las Personas Gestantes, reconoce que “las decisiones que tomamos con respecto a nuestros cuerpos constituyen un derecho fundamental. También, ubica correctamente este derecho en el marco de los derechos sexuales y reproductivos reconocidos como derechos humanos por varias organizaciones e instrumentos internacionales”.

“El proyecto que avalamos es uno que establece claramente una protección a los derechos y los reconoce como parte del derecho humano y los derechos sexuales y reproductivos”, abundó Reyes Gil, quien agregó que,como parte del derecho de la autonomía y libertad, “cada persona tiene derecho en decidir tratamientos médicos y qué hacer con sus cuerpos”. 

Entre tanto, Patricia Otón Olivieri, quien también es integrante de la organización, mencionó que el aborto se reconoce como un derecho de salud esencial. Asimismo,indicó que la tasa de aborto en Puerto Rico es de 5.8% anual, para evidenciar que el aborto no es un problema por el que se deba legislar. “Esta tasa lo que significa es que aquí no hay un problema de aborto. El problema que tienen las mujeres son otros, no es este. ¿Por qué se pretende crear un problema de salud pública donde no lo hay?”

A su vez, manifestó que debemos de preocuparnos mayormente en la salud, que el aborto. “Hay muchos problemas de salud, el aborto no lo es. No creen un problema donde no lo hay”, resaltó la también profesora de la Escuela de Salud Pública en la Universidad de Puerto Rico, quien recalcó que el Proyecto de la Cámara 1403 es uno favorable, ya que recoge el estado de derecho actual para ponerlo en una legislación.

Por su parte, la abogada feminista, Ruth Arroyo, en representación de Aborto Libre de Puerto Rico, quien se dedica a desarrollar estrategias educativas sobre los derechos y la salud sexual y reproductiva, indicó que “el derecho de cada persona a tomar decisiones sobre su propio cuerpo es un derecho humano fundamental”. 

“El honor y la intimidad son valores del individuo que merecen protección cabal, no solo frente a atentados provenientes de otros particulares, sino también contra injerencias abusivas de las autoridades”, añadió Arroyo.

A su vez, resaltó que los proyectos de ley que rechazaron no cumplen con el estándar constitucional y que no son subsanables por enmiendas, puesto que ninguno de estos proyectos establece el interés apremiante del Estado para afectar un derecho humano y fundamental. 

Arroyo, además, expresó su postura sobre el Proyecto de la Cámara 1403 e indicó que la medida reconoce y denomina la terminación de un embarazo como un servicio de salud esencial que es parte de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y personas gestantes. 

“Esta medida adopta claramente la protección constitucional a este derecho, impulsando que se elimine en Puerto Rico el estigma que existe en nuestra sociedad contra las mujeres y personas gestantes que intentan acceder al aborto contra los profesionales de la salud”, aseveró la también licenciada, quien dijo además que la atención al problema tiene que ser mejores servicios de salud, educación y acceso a recursos.

Entretanto, la Coalición de Centros de Terminación de Embarazos, que comprende a las cuatro clínicas de aborto con licencia vigente en Puerto Rico, concurrió en un memorial explicativo con ambas organizaciones en apoyo a la aprobación del Proyecto de la Cámara 1403, así como la oposición al Proyecto del Senado 693 y los Proyectos de la Cámara 1084, 1410 y 715.

“El aborto garantiza la salud física, mental y emocional de las mujeres, muchas de las cuales ya son madres y necesitan continuar cuidando de sus hijos/as. Es una decisión que se pondera, no es a la ligera ni se puede trivializar”, expresó la Dra. Yarí Vale Moreno como portavoz de la Coalición. 

“Es una decisión responsable e informada; y las mujeres son igual de capaces que los hombres de poder tomar decisiones éticas, difíciles, informadas y responsables sobre su salud, su vida privada y familiar”, abundó la ginecóloga obstetra con más de 25 años de práctica.

En particular, la también catedrática del Departamento de Ginecología y Obstetricia del Recinto de Ciencias Médicas (RCM) resaltó que el Proyecto de la Cámara 1084 contiene información errada que “desinforma y confunde terminología científica”, pues aseguró que en ninguna parte de la literatura médica y científica se sostiene la viabilidad de un feto desde las seis semanas de embarazo. 

De acuerdo con Vale Moreno, el corazón del embrión no se termina de formar a las seis semanas y lo que se describe como “heart flutter” es realmente una descarga eléctrica de las células que luego formarán el corazón. 

“El P. de la C. 1084, al igual que el P. del S. 693, denotan una agenda ulterior que es reconocerle personalidad jurídica al feto y eliminar el derecho constitucional de las mujeres al aborto en Puerto Rico”, puntualizó la doctora. 

“Ello no impedirá que las mujeres y personas embarazadas aborten, sino que redundará en más abortos clandestinos e inseguros, provocando un alza en la mortalidad materna, crisis de salud que actualmente no se tiene en Puerto Rico debido a que existe acceso legal al aborto”. 

Vale Moreno defendió la implementación de educación sexual y reproductiva en las escuelas públicas de la isla y la población en general con el fin de evitar embarazos no deseados, al tiempo que resaltó que garantizar el derecho al aborto reduce las muertes maternas y, precisamente, la tasa de terminaciones de embarazos. 

“Yo concurro con la importancia de la educación sexual, principalmente en nuestras escuelas públicas… Creo que la Asamblea Legislativa tiene una responsabilidad, ya que, por lo menos desde el Ejecutivo, no veo que están encaminados a hacer eso”, indicó el presidente de la Comisión de lo Jurídico, Orlando Aponte Rosario. 

“Cuando a veces hay proyectos dirigidos a crearlo, sucumben ante la opinión de algunos grupos que, cuando se tocan estos temas, se preocupan mucho, los protestan y quieren que todo esté en manos de los padres. Pero tenemos que reconocer que no en todos los hogares de Puerto Rico hay ambos padres y que hay ambos padres que estén capacitados o informados correctamente para poder educar a sus hijos”, manifestó el Legislador.  

Aponte Rosario informó que las vistas públicas para atender el bloque de proyectos acerca del aborto continuarán durante los jueves subsiguientes con la comparecencia del Colegio de Abogados y Abogadas, la Oficina de la Procuradora de las Mujeres, el Colegio de Profesionales de la Enfermería en Puerto Rico, entre otras organizaciones y especialistas. 

Categories: Noticias