Inauguran en el RUM el TurboLab: primer centro de excelencia en aeroespacial

Que apoyará la experiencia educativa de los estudiantes interesados en la ingeniería aeroespacial.
F52e58fe F174 4575 8561 Efc5c2c11e6d

Por: Prensa RUM

El Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR) se convirtió en la sede del primer centro de excelencia en aeroespacial en Puerto Rico y el Caribe, el TurboLab, que apoyará la experiencia educativa de los estudiantes interesados en la ingeniería aeroespacial, de manera que cuenten con la preparación y experiencia necesarias para los retos de la industria.

Precisamente, con una inversión ascendente a $1.1 millón de Pratt & Whitney, compañía especializada en el diseño y la fabricación de motores de avión, hizo posible el desarrollo del espacio, que se inauguró esta semana, luego de tres años de planificación. Ubicado al costado del edificio Antonio Lucchetti, que alberga al Departamento de Ingeniería Mecánica, este centro aportará el componente práctico de la iniciativa que coloca al RUM a la vanguardia de este relevante campo en el país.

Así lo dio a conocer la doctora Sheilla N. Torres Nieves, investigadora principal del proyecto y directora del Centro de Ingeniería Aeroespacial y Sistemas no Tripulados del Recinto.

“Esto comenzó como una idea en 2017 para solicitar a la compañía Pratt & Whitney Puerto Rico los fondos para crear un laboratorio y fortalecer las colaboraciones que ya teníamos establecidas con ellos desde muchos años antes. Así que sometimos la propuesta; en los próximos años comenzamos a identificar un hogar para el TurboLab y no es hasta el 2019 que en unas de las visitas de los ejecutivos de la empresa nos dan el visto bueno para que este lugar, que anteriormente era una covacha, lo pudiéramos convertir en el primer centro de excelencia aeroespacial en Puerto Rico”, relató la doctora Torres Nieves.

La también catedrática asociada del Departamento de Ingeniería Mecánica agregó que la creación de las instalaciones responde a una necesidad que se identificó, tras conversaciones sostenidas con diversos representantes de la industria del espacio, con las que ella ha colaborado.

“Todas las compañías están convencidas del calibre de nuestros estudiantes, pero sí coincidían en que hacía falta la integración y el componente interdisciplinario, una vez se graduaban. Entonces, lo que buscamos es rellenar esas lagunas en nuestros alumnos que tienen muchísimas fortalezas, por ejemplo, en Ingeniería Mecánica, pero quizás no tenían el trasfondo en Controles o en Sistemas Integrados e Ingeniería de Software. Lo que queremos es ofrecerles la preparación adecuada y las herramientas, mediante las secuencias curriculares que estamos desarrollando, para que una vez entren a la industria, conozcan los temas, los conceptos, y que el tiempo de adiestramiento cuando comienzan en la fuerza laboral, se acorte significativamente”, reiteró.

La líder del proyecto informó que las secuencias curriculares que están desarrollando incluyen: Controles y Sistemas Integrados, Data Science e Ingeniería de Software, las que se complementarán con el TurboLab, desde donde los estudiantes podrán realizar investigación y proyectos con equipos en esas áreas temáticas y en propulsión como, por ejemplo, con dos turbinas a escala. Asimismo, está equipado con computadoras con los programas en diseño automatizado, codificación y simulaciones de dinámicas de fluidos, entre otros.

“Todos los esfuerzos han sido para crear un antes y un después en el Recinto en lo que respecta a la educación en ingeniería aeroespacial. Les comento siempre a mis estudiantes que para esto es que yo me levanto todos los días, para garantizarles mejores oportunidades, a nivel nacional, pero también en la isla. Para colaborar y poner mi granito de arena en el desarrollo económico de Puerto Rico, y que tengan la opción de quedarse aquí”, aseveró la doctora Torres Nieves.

La inauguración del espacio contó con la participación de representantes del recinto mayagüezano de la UPR, de Pratt & Whitney, así como estudiantes colegiales de los departamentos relacionados con la ingeniería aeroespacial. También se integró a la actividad un grupo de alumnos de la escuela superior Benito Cerezo Vázquez, en Aguadilla.

“Primero que nada, estoy emocionadísima de que esto esté ocurriendo aquí. Todos pasamos por la experiencia de que nos graduamos y tenemos esa curva de aprendizaje cuando llegamos al mundo laboral. El propósito de este laboratorio es, precisamente, acortar esa curva y también que sea más satisfactorio cuando llegan nuestros colegas a trabajar con nosotros en la compañía”, subrayó Josymar Acosta Grafals, presidenta y gerente general de Pratt & Whitney Puerto Rico, quien es egresada colegial del Departamento de Ingeniería Mecánica.

Iguales palabras compartió Luis Fuentes, gerente del Departamento de Controles, Diagnóstico y Sistemas, quien laboró junto a la facultad y los expertos de la compañía para la creación del espacio óptimo y para el desarrollo de las secuencias curriculares.

“Un aspecto bien importante para mí es que los estudiantes logren tener esa experiencia de primera mano de lo que hacemos en la industria y atar esta iniciativa a nuestros programas para estudiantes de escuela superior, así como los internados y Coop para los universitarios. Ellos pueden utilizar esa experiencia hands on, colaborar con nosotros, trabajar con mentores dentro de la compañía y luego regresar a la Universidad, compartir esa vivencia con sus pares y convertirse así en nuestros embajadores”, subrayó el ejecutivo.

Por su lado, dos de las estudiantes que se han beneficiado de estos programas relataron cómo les cambió la vida y cuán importante es contar con este tipo de colaboraciones que ayudan a forjar la vocación por una carrera.

Para Gabriela Colón Borges, en sexto año de Ingeniería Mecánica, con una concentración menor en aeroespacial, el TurboLab abre un mundo de posibilidades, no solo para ella, sino para las próximas generaciones.

“Significa más oportunidades y más proyectos para la Universidad, lo que implica que los estudiantes se pueden desarrollar no solamente a nivel institucional, sino con otras compañías. Eso es muy esencial, ya que en esas experiencias es que reafirmas lo que quieres. Por ejemplo, estuve en un Coop con Pratt & Whitney y ahí me di cuenta que lo aeroespacial es lo mío. Enterarme de que va a abrir este laboratorio me llena de emoción, ya que también otros jóvenes van a poder beneficiarse”, expresó la también alumna de la secuencia curricular en Literatura Francesa.

En el caso de Juliany Morciglio, una de las invitadas en cuarto año de la Benito Cerezo Vázquez, su trayectoria en esta disciplina comenzó en el primer internado para estudiantes de escuela superior de Pratt & Whitney y en la National Academy Foundation, del programa Early Career que la empresa promueve para exponer a los escolares a las carreras STEM desde una etapa temprana.

“A mis 17 años tuve la oportunidad de trabajar en proyectos sobre estos temas en aeroespacial, lo que me da una idea de cómo el acceso a la industria tiene un impacto real en la juventud y en mi desarrollo como persona y profesional. Una cosa es imaginarte cómo sería laborar en un área que te llama la atención, y otra muy distinta es tener la experiencia real y aplicar lo que aprendemos en clase de la mano de mentores que nos guían y comparten su conocimiento. Me emociona que cada día seamos más mujeres dedicándonos a las ciencias, ingeniería, matemáticas y tecnología. Agradezco las oportunidades que me han brindado, como este laboratorio que me permite a mí y a los próximos estudiantes estar más preparados para la Universidad y futuras tareas”, enfatizó Juliany.

De igual modo, el rector del RUM, doctor Agustín Rullán Toro, quien ofreció un mensaje de bienvenida en su nombre y en representación del Presidente de la UPR, doctor Luis A. Ferrao, exaltó a la doctora Torres Nieves, como gestora del proyecto, y a la empresa por su valiosa aportación.

“Mi más profundo agradecimiento a Pratt & Whitney, cuya alianza hace viable inaugurar estas instalaciones de primera para el beneficio de nuestros estudiantes, quienes serán los futuros profesionales a cargo de aportar sus conocimientos y talentos en este campo a nivel de Puerto Rico y dondequiera que se desempeñen alrededor del mundo. Colaboraciones como esta nos ayudan a alcanzar el mayor potencial posible de nuestra Universidad, un acervo único para el desarrollo económico del país”, puntualizó.

Los asistentes presenciaron una demostración de cómo se enciende una turbina aeroespacial a escala, participaron de recorridos por las instalaciones y disfrutaron de una batucada del Departamento de Banda y Orquesta junto a las mascotas colegiales.

Categories: Noticias