Atienden medida que busca proteger necesidades básicas de personas que pagan pensión alimentaria

La pieza legislativa pretende enmendar la fórmula que utiliza ASUME, para establecer una cantidad fija a pagar cónsona con la realidad económica del padre o madre no custodio.
Image 1

La Comisión de lo Jurídico, presidida por el representante Orlando Aponte Rosario, atendió hoy, miércoles, en vista pública una medida que propone establecer que en un ningún caso de pensión alimentaria la cantidad fijada será mayor del 40 por ciento del ingreso neto del alimentante.

 

La pieza legislativa pretende enmendar la fórmula que utiliza la Administración para el Sustento de Menores (ASUME), para establecer una cantidad fija a pagar cónsona con la realidad económica del padre o madre no custodio.

 

“Hemos visto que a través de los años se han visto un sin número de abusos y atropellos a personas que pagan pensión alimentaria. Esta legislación busca atender esos casos donde hay padres no custodios que cobran entre 1,000 o 1,500 dólares, y tienen que atender todas sus necesidades de vivienda, alimentos, agua y luz con aproximadamente 600 dólares. Eso no da para lograr vivir de manera digna. Sin dudas, esas injusticias deben ser atendidas al mismo tiempo que el Estado garantice el bienestar de los menores”, explicó Aponte Rosario, autor de la medida.

 

Según la exposición del Proyecto de la Cámara 1153, “a pesar de que la Ley Orgánica de ASUME dispone que el padre o madre alimentante aportará a la manutención de sus hijos en la medida en que sus recursos se lo permitan, en muchos casos las pensiones alimentarias que se establecen exceden los recursos económicos del alimentante”.

 

Ese es el caso del ciudadano Kevin Vázquez Ortiz, maestro del Departamento de Educación y padre no custodio de dos niños, quien asegura que el pago de su pensión ocupa la mitad de su sueldo y lo que le sobra “no da para vivir, pagar la luz, el agua y la renta”.

 

“Actualmente pago $800 de pensión alimentaria para dos niños. Muchos pensarán que un niño necesita más que esa cantidad mensualmente, pero mi realidad es que esa cantidad es la mitad de mi sueldo como maestro de educación especial. En la pandemia supe que no le iban a quitar la casa a nadie y dejé de pagar mi hipoteca para no fallar con la pensión y con otros gastos necesarios como alimentos, agua y luz”, argumentó Vázquez Ortiz, vecino del pueblo de San Juan.

Categories: Noticias